Los Judíos en Toledo

Los Judíos en Toledo

Algunos historiadores han dicho que los hebreos llegaron a Toledo cuando estaban dispersos por el mundo después de la destrucción de Jerusalén por Nabucodonosor. Se dice que le dieron a la ciudad el nombre de THOLEDOTH, que significa «Ciudad de las Generaciones», ya que estaba poblada por miembros de las doce tribus de Israel.

De manera similar, varios pueblos del distrito de Toledo tomaron sus nombres de lugares de Israel; por ejemplo, ACECA, que en hebreo significa «Casa fuerte»; ESCALONA, de Ascalón, de la tribu de Simeón; MAQUEDA, de Maceda, de la tribu de Judá; YEPES, de Jope, de la tribu de Dan; LAYOS de Laquis, de Judá; y NOVÉS, de Nové, de Benjamin.

En tiempos posteriores, una tradición cuenta que se consultó a los judíos de Toledo sobre si la sentencia de muerte pronunciada contra Jesús era justa, y que enviaron una firme respuesta negativa.

Lo que sí se puede afirmar con carácter estrictamente histórico es que estuvieron en Toledo durante los primeros siglos de la cristiandad, pues algunas actas de los famosos Concilios de Toledo hablan de ellos, e incluso les asignan un barrio especial para habitar, que aún se sabe. como la Judería.

Este barrio, impregnado de leyendas románticas, con el murmullo del Tajo a sus pies, estaba delimitado de norte a sur por la Puerta del Cambrón y el alto de Montichel (donde tuvo lugar la célebre matanza de la «Noche toledana»), hoy conocido como Paseo de San Cristóbal; y de este a oeste por lo que todavía se llama el Arquillo del Judío, casi al final de la calle del Ángel que parte de Santo Tomé.

Este arco árabe da nombre a la Travesía del Arquillo, no lejos de la casa en cuyos sótanos aún se pueden ver restos bien marchados de los baños judíos. Son las casas señalizadas con los números 11, 13 y 15, que dan a la Cuesta del Bis-Bis, ya escasos metros de la Sinagoga de Santa María la Blanca.

Sinagoga de Santa María la Blanca

Por este lado la Judería se prolongaba hasta el borde del acantilado sobre el río, y abarcaba todo lo que hoy ocupa el Palacio del Conde de Fuensalida, donde murió la Emperatriz Isabel, la Casa del Greco, Calle de los Descalzos, Calle del Calvario, las formas Convento de los Gilitos, San Cipriano y las Carreras de San Sebastián.

En este barrio, hace menos de cuatro siglos todavía conocido como la Judería, se encuentran la Puerta del Cambrón, llamada así por la gran cantidad de zarzas (cambroneras) que allí crecían; el llamado Palacio del Conde Julián, que en los últimos días de la época visigoda albergó, según se dice, a la infeliz Florinda, mal llamada «La Cava», víctima de su propia belleza y de los ilícitos deseos de los últimos visigodos rey.

A pocos metros de éste se levanta el magnífico convento franciscano de San Juan de los Reyes, la joya más rica que los Reyes Católicos Isabel y Fernando dejaron a la ciudad imperial.

Se cree que fue construido sobre las ruinas de una mansión judía.

Avanzando hacia el sur, en dirección contraria al curso del río, pronto llegamos a las bellas sinagogas. La palabra sinagoga, como es bien sabido, se aplicó a las casas de culto de los israelitas construidas después de que su reino fuera destruido por Nabucodonosor, ya que anteriormente no tenían lugares reservados exclusivamente para la oración.

La palabra Templo había sido reservada únicamente para la de Jerusalén.

Aportaciones de los judíos a Toledo

Debemos pasar ahora por alto la influencia que los judíos ejercieron en Toledo en diferentes ámbitos de la industria y el comercio, así como en el ámbito cultural, espiritual y social, así como en la fisonomía de la ciudad.

Tanto ellos como los sarracenos contribuyeron en gran medida al progreso en todos los campos de la actividad pública.

De Córdoba, huyendo de las convulsiones y luchas de la España árabe, trajeron la famosa Escuela de Traductores, brillante centro de cultura enciclopédica que irradió su luz, no sólo sobre Toledo, sino por todo el país.

El Toledo judío

Fuente: Wikipedia

En la plaza llamada Plaza de la Judería tenían una de sus célebres alcanas, un concurrido mercado en el que se vendían alfombras persas, sedas de Damasco, perlas indias, perfumes árabes, telas de Cachemira y especias de Ceilán.

Si cerramos los ojos a las monótonas realidades del presente, tal vez podamos visualizar este mercado, cerca de la Sinagoga de Santa María la Blanca y extendiéndose por los callejones de los alrededores, un clamor de voces de compradores y vendedores, regateando sobre toda clase de mercancías sorprendentes;

…Tenderetes cubiertos de toldos bajo el sol medieval, lonas ondeando a la brisa del Sahara como velas de barcos en el Mare Nostrum…

Y hombres de barbas puntiagudas, ojos golosos y pieles aún tostadas por los soles de tierras bíblicas. Y mujeres con rostros en forma de avellana, de piel blanca como la muerte y ojos profundos y brillantes y mirada misteriosa, de andar rítmico y cintura esbelta, mujeres de las que parece que tenemos una copia fiel en «La dama del armiño» de Dominico Theotocopuli.

Probablemente fue Jerónima de las Cuevas, el único amor del pintor cretense, en medio de las arduas horas de su glorioso trabajo. Tales tipos, tanto masculinos como femeninos,

Cuando los judíos fueron finalmente expulsados de España por los Reyes Católicos, llevaron consigo a los países del sureste de Europa (donde todavía se escucha el dulce habla castellana antigua) las llaves de sus casas en señal de la propiedad que tenían. sus descendientes han soñado durante siglos con recuperar algún día futuro.

Los judíos toledanos, en varias épocas, vivieron períodos de privilegio y de persecución. Si obtuvieron ventajas en los reinados de algunos soberanos (como Alfonso VII, Octavo y Décimo), también sintieron el peso de implacables persecuciones, sobre todo a manos del pueblo llano, que siempre les miró con aversión y les entregó temibles leyendas en las que el judío era el cruel protagonista.

Socializanos:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *