La Sinagoga de Santa María La Blanca de Toledo

Sinagoga de Santa María La Blanca de Toledo

La Sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo, ”Santa María la Blanca” no es un nombre habitual para una sinagoga…

Toledo se ha destacado durante siglos por la “coexistencia” de culturas que ha modificado en muchas ocasiones las características de nombres y lugares originalmente con un destino muy diferente al actual.

Hablamos de una de las sinagogas más antiguas de la ciudad de las Tres Culturas, junto con los restos romanos como el circo, el Cristo de la Luz y los restos visigodos de la vega baja.

Fue mandado construir por los judíos que vivían en el barrio de «La Judería» a principios del siglo XII (según la inscripción visible en una de sus vigas).

Con arquitectura árabe de transición, es decir, de la segunda etapa del arte sarraceno, a primera vista parece una mezquita, pero cuando entramos podemos ver claramente que es una sinagoga.

Nada nos hace pensar que detrás de los sencillos muros o jardines que encierran este monumento, podamos encontrar una joya como esta y así se cumple el refrán árabe que “toda la belleza por dentro”.

Esta es una de las diez sinagogas que llegaron a estar en Toledo, pero que tras la revuelta antisemita del 20 de junio de 1391 quedaron reducidas a desaparecer prácticamente tras la expulsión de los judíos en 1492. También en pie está el Tránsito, que es otro de los las maravillas que podemos ver en Toledo.

Esta Sinagoga fue la mayor de la judería de Toledo, erigida, según una inscripción tallada en un fragmento de una viga, en el año ”cuatro mil novecientos cuarenta” (1180 dC).

Algunos autores señalan que es casi seguro que la sinagoga fue erigida por canteros musulmanes que le dieron su impronta en la época en que Toledo ya era una ciudad cristiana hace algún tiempo.

Seguro que también te interesará: La Puerta del Cambrón de Toledo

Según una famosa elegía dedicada por Ya’aqob Albeneh al asalto sufrido por los judíos en 1391:

”¡Ay de las sinagogas arruinadas, donde anidan buitres y milanos, porque los hijos de Israel se han ido! La sinagoga más grande se precipitó hacia la desgracia; pronuncia la voz quejumbrosa, la sinagoga de Israel. ¡Sus puertas están desoladas, porque las turbas, musulmanes y cristianos que aniquilaron a los hijos de Israel desde allí, las penetraron! (Ya’aqob Albeneh)

A finales del siglo XIV existían en Toledo diez sinagogas, y cinco centros de estudio y oración o madrisas, a las que quizás habría que añadir dos más, de las que hay noticia documental.

Estos fueron los siguientes diez: la Sinagoga Principal, el Templo Viejo, el Templo Nuevo o Sinagoga Nueva, la Sinagoga Ben Zizá, la Sinagoga del Príncipe Samuel ha-Leví, la Sinagoga de Cordobes, la Sinagoga de Ben Abudarham o Amalekim, la Sinagoga de Suloquia, la Sinagoga de Ben Aryeh y la Sinagoga de Algiada.

De estos diez, una buena parte desapareció en 1391, y solo se ha identificado con certeza el Templo Nuevo o Sinagoga Nueva, que sería lo que ahora se llama Santa María la Blanca.

Durante años prestó servicios religiosos a la numerosa comunidad judía que vivía en esta zona de Toledo, protegida por murallas propias y robustas puertas que la separaban del resto de habitantes de la ciudad.

También hay dos versiones de sus orígenes: según una de ellas fue construida en el reinado de Alfonso VIII por Ibrahim ben Aljafar, embajador de Castilla ante la corte almohade; según otro, basado en la influencia arquitectónica del arte granadino, la sinagoga no se erigirá en su totalidad hasta finales del siglo XIII.

Su arquitectura destaca por su estilo mudéjar y la sobriedad del exterior y la riqueza de los elementos decorativos interiores, como tantos otros palacios y monumentos de Toledo.

El visitante quedaría muy sorprendido de lo que se esconde detrás de numerosos muros de ladrillo, piedra y adobe en Toledo. Judíos y musulmanes promulgaron leyes destinadas a disminuir la grandeza del exterior, limitando así su altura y ornamentación. Así, a diferencia de las iglesias y mezquitas, las sinagogas carecen de campanarios y minaretes.

La sinagoga consta de cinco naves, construidas de este a oeste, separadas por arcos de herradura sobre pilares octogonales. La nave central es la más alta, siguiendo un arquetipo basilical. En total son 32 pilastras, con capiteles adornados con volutas, rombos y tallos con piñas.

Fue en 1411 cuando San Vicente Ferrer predicó en Toledo. El púlpito desde el que San Vicente predicó sus sermones se conserva hoy en la iglesia cercana a la puerta Bisagra de Santiago del Arrabal, y animó a una exaltada muchedumbre a derribar las puertas de la judería de Toledo, arrasándola e imponiendo el culto cristiano a esta mayor. sinagoga, que a partir de entonces se conocería como la ”Iglesia de Santa María la Blanca”.

En algunos de los pogromos (especialmente el de 1391) por los que pasó esta judería, se destruyó la ornamentación más puramente litúrgica, quedando solo unos pocos elementos decorativos.

En 1550, después de introducir algunas reformas, el cardenal Silicon creó un beaterium para recoger a las mujeres públicas arrepentidas.

En este siglo, Alonso de Covarrubias, a instancias del cardenal Silíceo, reformó los reposacabezas creando tres capillas, la central cubierta con bóveda de media naranja sobre tubos y las laterales de cuarto de esfera sobre pechinas (estilo plateresco). El retablo es de Nicolás Vergara El Viejo, realizado en la segunda mitad del siglo XVI.

En el siglo XVIII, el edificio fue reconvertido en cuartel de la milicia y su recuperación como monumento artístico se inició a mediados del siglo XIX. Tras la Guerra Civil española, un real decreto del gobierno entregó Santa María la Blanca a la Iglesia Católica.

¡Cuántas sinagogas hay en él de incomparable belleza! ¡Allí el alma entera alaba al Señor!

Santa María la Blanca está estructurada por un piso basilical de cinco naves blancas, bien diferenciado por la separación de numerosos arcos de herradura apoyados sobre pilares octogonales con capiteles de figuras de piñas que dan a toda la sinagoga un carácter oriental que nos traslada a tiempos pasados ​​y evoca el glorioso pasado de la ciudad de Toledo y su importante judería.

La decoración es bastante profusa y aquí una verdadera explosión de cintas, flores con vieiras, medallones, estrellas y lirios² muy entrelazados entre sí, dejan contemplar una armonía preciosa y casi perfecta, difícil de olvidar.

Interior de Sta María la Blanca en Toledo

Interior de Sta María la Blanca en Toledo

No se escatimó en trabajo ni en esfuerzos económicos y todo se pagó a expensas de judíos ricos y poderosos que estaban cerca de la corte, aunque se duda de quién podría ser el principal promotor, se barajan los nombres de Joseph ben Susan (almojarife de Rey Enrique VIII) o Abraham ibn Alfechar, quien también fue consejero del Rey Enrique y también podría ser David ben Salomón, quien fue recaudador de impuestos del Rey Sancho IV.

Torres Balbas nos cuenta que esta sinagoga es el ejemplo más claro de arte almohade en la península.

También son destacables los techos de madera de alerce del conocido ”par de hileras” en las naves laterales y el ”par y nudillo” en las medianeras y en el centro.

Sinagoga de Santa María la Blanca

Columnas en la Sinagoga de Santa María la Blanca

Fue sinagoga hasta mediados del siglo XV cuando, gracias a la predicación de San Vicente Ferrer, se convirtió en iglesia cristiana de la Orden de Calatrava y dedicada a Santa María la Blanca. En 1550, el cardenal Silíceo lo convirtió en albergue o beaterio para mujeres arrepentidas, uniendo otras casas contiguas al recinto.

El conocido maestro Covarrubias fue el encargado de una importante reforma de todo el conjunto y el retablo de la nueva iglesia reconvertida se atribuye a Berruguete o Juan de Borgoña.

En el siglo XVIII la sinagoga fue utilizada como cuartel de los soldados de la guarnición de Toledo. De este período datan las cuevas y tumbas encontradas en el siglo XVI así como los restos de antiguas construcciones muy anteriores a la sinagoga.

Hacia mediados del siglo XIX Santa María la Blanca fue declarada Monumento Nacional y de esta manera no tiene culto, ni judío ni cristiano.

Pero se utiliza como un espacio único y espectacular para conciertos u otro tipo de actividades, estando su administración a cargo del arzobispado de Toledo.

Recientemente una magnífica iluminación artística nos permite disfrutar de una manera diferente de este singular monumento y se pueden ver detalles que hasta ahora habían permanecido ocultos.

Socializanos:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *